Tag Archives: ecolog??adelacomunicaci??n

El desaf??o de ser periodista

Ser capaces de confrontar personalmente y con los colegas lo que hay en las ideolog??as y posiciones mercantiles de los medios y que ???de modo m??s o menos pac??fico o violento- contrasta con la propia conciencia.

Una frase para pensar, entre muchas otras, de una entrevista hecha a Juan Jos?? Garc??a-Noblejas y publicada en An??lisis Digital.

Advertisements

Noblejas en el II Seminario de Lectura 1×1

Este jueves 27 de mayo hemos empezado el II Seminario de Lectura 1×1, con la presencia de profesores y alumnos de la FCom de la Universidad de los Andes.

En este mes, leeremos Comunicaci??n Borrosa, de Juan Jos?? Garc??a-Noblejas. Ya en la primera sesi??n han salido enjundiosos temas. Menciono algunos brevemente:

1. Para ser un buen periodista, hay que ser una buena persona.

2. El periodismo, como las dem??s profesiones de la comunicaci??n (la publicidad, la propaganda, la ficci??n, etc.), tiene un objeto propio que versa sobre las acciones humanas libres. De lo que sabemos los periodistas es de eso, o no sabemos nada.

3. La comunicaci??n no es una actividad esctrictamente t??cnica o te??rica, es eminentemente pr??ctica. Es una profesi??n en la que se toman constantemente decisiones.

4. No basta conocer y rese??ar los “hechos” (o datos), es preciso saber qu?? sentido tienen.

Y, como siempre, ha salido a relucir la gran pregunta ??qu?? se debe ense??ar en una Facultad de Comunicaci??n?.

Quien tenga respuestas, est?? animado a plantearlas en la pr??xima sesi??n de 1×1 o aqu?? mismo.

Dejo la estupenda invitaci??n, dise??ada por Alberto Pedro L??pez-Hermida.

El Gingko Biloba y el Campus de la Universidad de Navarra

Icono_ecolcom

Encuentro, hoy, un delicioso relato de Jos?? Mar??a Ses?? Alegre, sobre el ??rbol Gingko Biloba que est?? frente al Edificio Central de la Universidad de Navarra.

??


Hay en Pamplona, en el campus de la Universidad de Navarra, un ??rbol prehist??rico cuya semilla es anterior a las glaciaciones, que se llama Gingko Biloba. Tiene varias caracter??sticas especiales, pero lo m??s llamativa es que en oto??o sus hojas se ponen totalmente amarillas, de un amarillo cadmio intens??simo. Pero apenas su belleza dura un par de d??as, pues se caen enseguida, m??xime si llueve. Pues bien, en oto??o del 97, sal??a un d??a del edificio central y me fij?? en un grupo de alumnos que estaban parados, “de pie”, justo delante del ??rbol, bajo la lluvia, sin paraguas, cal??ndose hasta los huesos, pero absortos, contemplando aquella maravilla que se desvanec??a. Me emocionaron tanto que lo coment?? a regl??n seguido en la clase que ten??a en primero de Historia; y les dije que no sab??a qui??nes eran y qu?? estudiaban, pero que aquellos alumnos eran aut??nticos universitarios y que si quer??an ser buenos historiadores deb??an contemplar la verdad hist??rica: as??, con amor, con cari??o, en su instante de m??xima belleza y bajo la lluvia. Tres meses despu??s me encontraba inmovilizado en la cl??nica universitaria reci??n operado de la columna vertebral y vinieron todos mis alumnos de primero a visitarme. La habitaci??n parec??a el Ganges en a??o de Jubileo y las enfermeras los echaron a todos. S??lo pod??a ladear la cabeza, pero al irse el ??ltimo alumno, vi sobre la mesilla una hoja amarilla del Ginko Biloba. Nunca supe qui??n la dej?? all?? pero les aseguro que es uno de los mejores regalos que he recibido en mi vida. Porque en esa clase hab??a alguien que hab??a entendido. Pero tanta felicidad human??stica no pod??a durar mucho: se lo cont?? con entusiasmo al m??dico cuando vino a verme, e inmediatamente pregunt?? a la enfermera si me hab??an cambiado la medicaci??n.

??

El art??culo entero est?? aqu??.
??