Monthly Archives: March 2011

La sustancia de un personaje

En una breve entrevista al actor español, Alfonso Bassave, que interpreta a Juan Jiménez Vargas en la película “Encontrarás Dragones” de Roland Joffé, me encuentro estas palabras que son un magnífico ejemplo de cómo se “construye un personaje”:

“Roland como única consigna de personaje me dijo: “Tú eres la lealtad”. Y actúa eso como puedas y como quieras. Lo cual es al principio desconcertante. Pero es la forma de trabajar de Roland, que es pillando la esencia, el rasgo característico, la emoción del personaje”.

Y es que las historias se construyen con los “ladrillos” de los hábitos y las emociones humanas, encarnadas en personajes.

(La entrevista aparece aquí: El Nuevo Cine Español y la encuentro aquí).

Advertisements

El cine, el buen cine, no transmite ideolog??as sino un punto de vista vital

Encontrarás dragones es una película sin teorías filosóficas, sin ideologías políticas, sin propaganda de nada. Cierto que se enfrenta con un mundo –como dice al comienzo- en el que “o bien uno juraba sobre la Biblia… o bien escupía sobre ella”. No escurre el bulto al ofrecer el panorama de enfrentamientos ideológicos, pero su peculiar aproximación hace que sólo algún espectador con menguadas dotes racionales pueda entender la película como una historia ideológica de buenos y malos. (…) Roland Joffé Joffé explora y destapa, sobre todo, los vericuetos vitales, no sólo psicológicos, por los que nace, crece y circula la capacidad humana de perdonar y desde luego la necesidad de ser perdonado. El amor concreto y genuino.

Encuentro este comentario en scriptor.org sobre la recién estrenada Encontrarás Dragones (There Be Dragons), de Roland Joffé. Y me parece un buen ejemplo sobre la diferencia entre ideología y punto de vista.

Las historias poéticas, es decir las que son, como decía Aristóteles, representaciones rápidas y esenciales de acción humana, no intentan transmitir ideas teóricas de tipo ideológico, político, estético o moralizante. Lo que hacen es poner delante de los ojos articulaciones dramáticas, encarnadas en personajes en acción, que permiten a un espectador activo -crítico- descubrir un destello nuevo de lo que ya íntimamente sabía de algún modo: ¿en qué consiste vivir bien o vivir mal?

El cine nos afecta, para bien o para mal

Roland Joffé: “El cine está cambiando a la sociedad, pero puede que no lo esté haciendo para mejor

Leo en scriptor.org una interesante entrevista hecha a Roland Joffé, el director de las míticas “The Killing Fields” (1984) y “The Mission” (1986), y de la próxima “There Be Dragons” (2011), y publicada en Nuestro Tiempo.

La frase citada además de hacer pensar sobre las relaciones entre el cine y la cultura, pone de manifiesto, sin ambages, que hay un mejor y un peor referido a la vida social. O sea, que no es cierto que todo sea relativo.

En dos líneas, Joffé nos pone a guionistas, analistas de historias y demás profesionales de la industria audiovisual delante de nuestra responsabilidad personal como creativos.

Gracias, Roland.

Sobre la industria del entretenimiento

Leyendo y dialogando sobre si “El discurso del rey” es un melodrama y “La red social” una tragedia, con los colegas que disfrutamos habitualmente de www.scriptor.org, encuentro esta joyita sobre para qué esté allí la “industria del entretenimiento”.

Recuerda Juan José García-Noblejas, como de pasada, lo que ya aparece en el Diccionario de la Real Academia Española, y es que “entretener” es “recrear el ánimo”.

La industria del entretenimiento, por tanto, -cuando no hace traición a su esencia- “recrea el ánimo”.